18.11.14

El increíble escepticismo del Asombroso Randi

James Randi - Foto de Mauricio-José Schwarz (2012)
James Randi - Foto de Mauricio-José Schwarz (2012)
Un interesantísimo relato que nos cuenta la vida pasada y actual del Asombroso James Randi.

Una lectura totalmente recomendable, ya que cuenta muchas cosas sobre su vida, desde sus inicios como mago, cómo empezó ofreciendo 1.000 dólares a quien demostrara que poseía poderes sobrenaturales, cómo luego subió hasta el millón de dólares (y que todavía nadie se ha llevado) hasta la actualidad, con su frágil estado de salud.
Unos minutos antes de 8:00 un domingo por la tarde en julio pasado, alrededor de 600 personas se congregaron en la principal sala de conferencias del casino South Point en Las Vegas. Después de tomar sus asientos en terciopelo rojo sillas tapizadas, ellos charlaban ruidosamente mientras esperaban el inicio del Million Dollar Challenge. Cuando Fei Wang, un vendedor chino de 32 años de edad, subió al escenario, quedaron en silencio. Wang tenía la cabeza rapada y gafas enmarcadas en acero. Llevaba una camisa polo, jeans cortos y calcetines. Él afirmó tener un talento peculiar: de su mano derecha podía transmitir una fuerza misteriosa a una distancia de tres metros, sin obstáculos de madera, metal, plástico o cartón. Dijo que los demás podían sentir la energía en forma de calor, presión, magnetismo o simplemente "un cambio indescriptible". Esta noche, si podía demostrar la existencia de su capacidad en condiciones de prueba científica, aspiraba a ganar un millón de dólares.

The Million Dollar Challenge era el punto culminante de The Amazing Meeting, o TAM, una conferencia anual para los escépticos de un fin de semana, que fue creada por un mago llamado el Asombroso Randi en el 2003. Randi, una figura de gnomo ligera, con una cabeza calva y una barba blanca espumosa, presidía desde la primera fila, con un bastón coronado con un cráneo de plata pulida entre sus piernas. Él tamborileó con los dedos sobre la mesa frente a él. Los organizadores del reto habían pasado semanas negociando con Wang y perfeccionando el protocolo para la prueba de la noche. Una sucesión de nueve sujetos con los ojos vendados vendría al escenario y pondría sus manos en una caja de cartón. Desde atrás de una cortina, Wang transmitiría su energía a la caja. Si los sujetos podían detectar con éxito la energía de Wang en ocho de las nueve ocasiones, el juicio confirmaría el poder psíquico de Wang. "Creo que va a llegar a cuatro o cinco", me dijo Randi. "Esa es mi apuesta".

El desafío comenzó con la solemnidad de un juicio de asesinato. Una mujer joven con un vestido negro corto se situó al borde del escenario, preparándose para anotar los resultados en una tabla montada sobre un atril. El primer sujeto, una mujer rubia corpulenta en chancletas, se acercó y puso sus manos en la caja. Después de dos minutos, ella fue seguida por una segunda mujer que tenía un rayito azul en su pelo y, al igual que la primera, se veía ligeramente perpleja por el procedimiento. Ninguna pudo detectar la fuerza mística. "Lo que significa que, en este punto, hemos terminado", anunció la maestra de ceremonia. Con dos fracasos consecutivos, era imposible que Wang tuviera éxito. The Million Dollar Challenge ya había terminado.

Al salir de detrás de la cortina, Wang se situó en el centro del escenario, con una expresión de conmoción entumecida, como un niño que acaba de tirar su helado en la arena. No conseguía explicar qué había salido mal; todas sus pruebas con una sociedad paranormal en Boston habían tenido éxito. Nada podría convencerlo de que no poseía poderes sobrenaturales. "Esta energía es misteriosa", dijo a la audiencia. "No es Dios". Dijo que volvería en un año, para volver a intentarlo.

Después de que Wang dejó el escenario, Randi, que tiene 86 años, me dijo que se alegraba de que todo hubiera terminado. Por casi 60 años, él ha estado ofreciendo una recompensa en efectivo para cualquiera que pudiera mostrar evidencia científica de actividad paranormal, y nadie nunca había recibido un solo centavo.

Pero él odia a verlos perder, dijo. "Siempre están racionalizando", me dijo Randi mientras caminábamos a cenar en el restaurante especializado en carnes del casino. "Siempre hay motivos que prevalecieron para que no pudieran hacerlo. Lo llaman la resiliencia de los engañados. Es con intenso pesar que ves que se van a pique".

Leer el artículo completo en De Avanzada

La foto de James Randi pertenece a Mauricio-José Schwarz. Fue hecha en Bilbao, en el aula de Helena Matute, cuando Randi les dio una charla a sus alumnos en el año 2012.

Texto original en inglés aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario